Las condiciones agotadores en las se desarrolla nuestro actual ritmo de vida hacen que, en multitud de ocasiones, las tensiones se manifiesten en desajustes o alteraciones del sistema musculoesquelético, nervioso, etc. con cuadros que disminuyen considerablemente la calidad de vida. Muchos de estos problemas y molestias tienen solución mediante la aplicación de diferentes tipos de fricciones, amasamientos, rodamientos, percusiones, etc. constituyendo una mezcla de sensibilidad y técnica perfectamente armónica y ordenada.
El dolor es el compañero silencioso de los profesionales del deporte y de los practicantes habituales también. Partiendo de la base de que el máximo esfuerzo implica inevitablemente un maltrato del cuerpo, el dolor se manifestará como la consecuencia de algún movimiento traumático o de una lesión en el tejido muscular. El masaje deportivo no sólo permite la recuperación de una lesión, sino que también es la herramienta perfecta para prevenir que se repita
El DLM es el masaje circulatorio por excelencia siendo la técnica manual más usada para aliviar aquellas dolencias que cursan con inflamación. Esta técnica específica de masaje manual se basa en movimientos superficiales todos en forma circular o espiral y se caracteriza por un trabajo intensivo realizado en las zonas de los ganglios linfáticos. En este masaje de limpieza se usan maniobras que activan y mejoran la circulación linfática por sus trayectos naturales lo que favorece la eliminación de catabolitos y otras sustancias de desecho.
La Osteopatía es una práctica manual que aplica una serie de maniobras y movilizaciones sobre estructuras tendinomusculares, articulares, órganos y fascias en general, con el fin de restablecer la impotencia funcional corrigiendo la restricción de movilidad. Utiliza tres niveles diferentes pero a la vez complementarios. A nivel estructural se trata de restablecer la movilidad normal en todo el sistema musculoesquelético, especialmente en las articulaciones. Con la Osteopatía visceral se trata de mejorar la función de las diferentes vísceras (pulmones, hígado, riñones, …) siempre que las anomalías tengan un origen mecánico. La osteopatía craenosacral es una rama de la osteopatía clásica que se propone detectar y corregir los problemas derivados de un mal funcionamiento del sistema craneal y de la relación de éste con el sacro.
Es una variante de la osteopatía que trata de lograr el alineamiento de las vértebras de la columna desplazadas y de las articulaciones. Consiste en realizar movimientos suaves con las manos para separar las dos caras de la articulación y conseguir que recupere su posición normal. Cuando una vértebra o articulación pierde su movilidad habitual, puede perjudicar al sistema de curación natural del cuerpo.
La Medicina Tradicional China conforma un vastísimo caudal de conocimientos milenarios acerca de restablecer la normalidad en el cuerpo humano. Basándose en un enfoque más energético que materialista son innumerables las técnicas de las que se sirven para aliviar todo tipo de molestias y problemas. La acupuntura tradicional, con más de 3.000 años de antigüedad, sobradamente ha demostrado su eficacia. Se basa en restablecer el flujo de energía (Qi) en el ser humano al insertar agujas indoloras en puntos concretos. La acupuntura intradérmica (hinaishin), utiliza otro tipo de agujas mucho más pequeñas que producen un estímulo contínuo de baja intensidad pero altamente efectivo. Las agujas se retiran al cabo de varios días. La moxibustión es una técnica que utiliza los mismos puntos que la acupuntura, pero a diferencia de ésta, utiliza el calor como herramienta para aliviar tensiones. El calor es transmitido al quemar una hierba denominada “moxa” obtenida de la planta conocida con el nombre de Artemisa (Artemisia vulgaris). La aplicación se puede hacer de forma directa o indirecta. La acción succionadora de las ventosas incrementa la circulación, sacando productos de desecho o retenidos, como líquido en caso de articulaciones con lesión. De esta forma se elimina el dolor y la inflamación. También los diversos ungüentos y arcillas son muy eficaces a la hora de reducir inflamaciones y proporcionar sensaciones de alivio sobre cualquier tejido dañado.
Existen dos tipos de vendaje muy bien diferenciados. Por un lado el vendaje funcional, el cual es usado en aquellas molestias articulares o de tejido blando requieren una sujeción para poder ser puestas en reposo mientras la zona recupera la normalidad. Este tipo de vendaje acorta considerablemente el período de recuperación evitando las secuelas de una inmovilización estricta (anquilosamiento, la atrofia muscular, las fibrosis, etc). También es utilizado por numerosos deportistas a modo de prevención antes de comenzar a realizar su actividad física. Por otro lado, el vendaje neuromuscular (kinesiotape), que se ha puesto tan de moda en los últimos años, consiste en la aplicación de cintas adhesivas elásticas especiales sobre la zona afectada, con el objetivo de no limitar el movimiento y eliminar dolores o problemas musculares, mejorando las condiciones de la zona. El esparadrapo que se aplica es distensible hasta un 140%, igualando la elasticidad de la piel. También su grosor y peso son comparables con el de la piel lo que hacen posible formar una especie de «segunda piel» con el material y trabajar sobre ella. La idea que hay detrás de este método es que la musculatura es necesaria para el movimiento, y que ésta influencia a la circulación sanguínea, a la circulación linfática y a la temperatura corporal. Si la musculatura no funciona bien puede provocar toda una serie de síntomas y lesiones.
Científicamente ha quedado sobradamente demostrado la gran influencia que tiene el magnetismo terrestre sobre el cuerpo humano. A nivel microcelular también se ha demostrado la polaridad existente en nuestro cuerpo. Con los imanes podemos tratar diferentes molestias y lesiones al actuar directamente sobre la polaridad de las células dañadas.
El criomasaje es la aplicación de un masaje con frío, lo cual disminuye la sensación de dolor y el espasmo muscular que lo acompaña. También reduce la posible hemorragia, interna o externa, acortando el proceso de recuperación de una contusión, contractura o tirón muscular. Existen múltiples opciones de aplicación. Por otro lado, la aplicación de calor aumenta la elasticidad y plasticidad de los tejidos blandos de forma que, tras su aplicación, las fibras de colágeno se hacen más extensibles y más capaces de trabajar. El calor también reduce la rigidez articular y mejora la contractilidad del músculo, disminuyendo el peligro de lesión.
Los estiramientos son claves en la prevención y recuperación de todo tipo de molestias. Ante cualquier problema de origen musculotendinoso, la puesta en tensión lenta y el alargamiento mantenido de los músculos mejorará la movilidad general y disminuirá la sensación de rigidez, al tiempo que activará la circulación sanguínea.
El uso de corrientes de baja frecuencia permite sustituir la contracción muscular fisiológica realizada de forma activa y controlada por el propio paciente por una contracción muscular involuntaria. Permite evitar la pérdida de tono muscular en períodos de inmovilización y aumenta la fuerza muscular cuando se combina con el ejercicio activo
Es una técnica invasiva en la que se introducen agujas a través de la piel sin inyectar ni extraer ninguna sustancia (de ahí lo de seca). Se tratan puntos gatillo de forma que el efecto mecánico de la aguja libera endorfinas entre otras sustancias. La acupuntura intradérmica (Hinaisin), utiliza otro tipo de agujas, mucho más pequeñas, que producen un estímulo contínuo de baja intensidad pero alcance altamente efectivo. Las agujas se retiran al cabo de varios días.