ÁREA ALIMENTACIÓN

El servicio de Planificación y control de la alimentación va dirigido a toda la población, que realize deporte o no, ya que como ha quedado sobradamente demostrado, la alimentación juega un papel importante tanto en su rendimiento deportivo como en el personal; junto con el entrenamiento y el descanso. Mediante este programa se establece una intervención nutricional específica e individualizada atendiendo a las necesidades y objetivos de cada persona. El principal objetivo de una nutrición adecuada es la aplicación de los principios nutricionales como contribución al mantenimiento de la salud y la mejora del rendimiento deportivo. Para ello es fundamental conocer las características antropométricas del individuo, la disciplina deportiva, la fisiología del ejercicio, el papel de los nutrientes en el rendimiento contemplando la cantidad y el momento de indicarlos.

Valoración del estado nutricional

Tiene como objetivos:

  • Identificar y definir posibles problemas nutricionales: análisis de una completa valoración del estado nutricional.
  • Valorar la alimentación del deportista y analizar si ésta se realiza de forma adecuada, en cantidad suficiente y con una buena calidad.
  • Monitorizar el progreso en el estado nutricional en el transcurso del tiempo: valorar la relación entre la alimentación y el rendimiento deportivo obtenido

Plan de trabajo y metodología

Una vez estudiada con detenimiento esta valoración se procede a seguir con un plan de trabajo y metodología a seguir en un programa de asesoramiento nutricional en el cual la metodología que se debe seguir para elaborar una buena pauta dietética se basa en cuatro pilares fundamentales:

  1. Entrevista individual para conocer su historia clínica, es decir, enfermedades sufridas, operaciones, análisis de sangre, alergias, medicación...
  2. Estudio de los hábitos alimentarios, para analizar el consumo calórico, gustos, horarios, posibles errores, cocciones frecuentes. Se tendrán en cuenta además las fases de entrenamiento y/o competición, porque cada etapa requiere una alimentación especial.
  3. Análisis de la composición corporal o antropometría (peso, talla, contornos, pliegues cutáneos, porcentaje de grasa corporal, etcétera) necesarias para valorar la evolución de la estrategia dietética y el ejercicio en sucesivos controles. Se pueden observar las variaciones en la masa grasa o muscular y de esta manera modificar la dieta, la suplementación o el ejercicio.
  4. Para finalizar, se elabora y adecua la Pauta Dietética para alcanzar los objetivos establecidos: mejorar el rendimiento deportivo (tanto mejora de la marca personal, como atraso en la aparición de la fatiga), agilizar la recuperación, disminuir o aumentar el peso, mejorar el estado cardiovascular, controlar la diabetes, paliar la anemia, etc. Siempre persiguiendo la autonomía del paciente mediante la educación nutricional perseverante.